jueves, 18 de marzo de 2010

FRAMINI-ANGLADA, PERÓN EN LA ROSADA

Triunfo de la fórmula Framini- Anglada
18 de marzo de 1962



El 19 de marzo, el general Perón dijo a la agencia de noticias AFP: “No tengo nada que decir, el pueblo argentino se ha pronunciado ya. Nuestra aplastante victoria fue la victoria del pueblo que demostró su madurez política, lo mismo que los dirigentes justicialistas y, en particular, sus dirigentes obreros”.



En mayo de 1958, había llegado a la Presidencia de la Nación Arturo Frondizi con el compromiso tomado ante el general Perón de llamar a elecciones parciales para la renovación de gobernadores y legisladores. El peronismo no había podido presentar candidaturas propias porque estaba proscripto.

Desde la caída del gobierno constitucional de Juan Domingo Perón por el golpe de Estado de septiembre de 1955 autodenominado “Revolución Libertadora” que había instaurado una dictadura feroz y había legislado por decreto, en el año 1962 el peronismo iba presentar candidatos para las elecciones.

Andrés Framini era un obrero textil que había ido creciendo en su representación gremial desde Delegado de Fábrica en 1945 hasta llegar a Secretario General de la Asociación Obrera Textil en 1951. Después del golpe de Estado, Framini y Natalini, Secretario General de Luz y Fuerza, habían quedado al frente de la CGT hasta la intervención. Framini era un leal militante peronista, miembro de la heroica Resistencia en esos años de lucha, que había padecido persecución y cárcel.

En enero de 1962, Perón convoca a Andrés Framini a Madrid y le ofrece la candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires para la elección del 18 de marzo.

En Avellaneda se inicia la campaña electoral de la Unión Popular que proclama la fórmula Framini- Perón, como para que no quedaran dudas de a quién se estaba votando. Por la proscripción de Perón, la fórmula definitiva fue Framini- Anglada (abogado platense). También se renovarían los cargos de gobernadores y legisladores.
La campaña se hizo sin dinero, sólo con el esfuerzo de la militancia y bajo el slogan “Framini-Anglada, Perón a la Rosada”.

El peronismo triunfó en siete provincias. Obtuvo 41 bancas y el 32% de los votos frente al 24% de la UCRI que era el partido gobernante que así perdía la mayoría en la Cámara de Diputados.

Ni los mandos militares ni el gobierno podían permitir el resurgimiento arrollador del peronismo y menos en la figura de un sindicalista combativo de la línea dura como era Andrés Framini. Ya el ministro del Interior, Roque Vítolo, había dicho: “Framini es netamente peronista. Yo creo que no puede hacerse cargo del gobierno”.

Cuando el gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Andrés Framini, se dirigió a la Casa de Gobierno con un grupo de compañeros para asumir el cargo que le había otorgado legalmente el voto popular de la mayoría, un cordón policial le impidió ingresar. De allí, caminando, se acercaron a la casa del doctor Pedro Michelini, asesor letrado de la CGT local y el escribano Alberto Napp labró el acta que documentó lo que estaba sucediendo.

Frondizi aceptó el pedido de la cúpula militar integrada por el general Raúl A. Poggi, el almirante Agustín R. Penas y el brigadier Cayo Alsina de anular las elecciones, intervenir las provincias, disolver el Congreso y derogar la ley de Asociaciones Profesionales.



EXTRAÍDO DEL PORTAL DEL INSTITUTO NACIONAL JUAN DOMINGO PERÓN